USAID Toma Medidas para Atenuar Daños Durante la Temporada de Huracanes en el Atlántico

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y sus asociados colaboran con el área de América Latina y el Caribe en la prevención de los daños que ocasionan los huracanes.

Los funcionarios del gobierno recuerdan que son eventos meteorológicos que podrían no solo causar daños severos a la economía de la región sino también ocasionar la muerte a miles de personas si no se adoptan medidas preventivas.

Los huracanes se caracterizan por fuertes vientos y derivar inundaciones que podrían ser repentinas.

Los vientos dependen de la categoría del huracán, pero en todos los casos podrían afectar estructuras y personas que no se protejan en sitios seguros.

Las inundaciones repentinas, por otra parte, se consideran la causa de muertes número uno durante el paso de los huracanes.

En ocasiones los desbordamientos alcanzan hasta nueve metros de altura, aunque los expertos consideran que con 15 cm de crecida la fuerza del arrastre podría tumbar a una persona y con 45 cm podrían empujar un auto que se encuentre en movimiento.

Por todo esto, USAID se anticipa y se encarga de capacitar a especialistas en los países que probablemente sean afectados por huracanes.

Estas acciones incluyen el método científico llamado Sistema de Detección de Inundaciones Repentinas, utilizado para acopiar y luego analizar datos sobre la cantidad de lluvia acumulada y el agua que absorbe el suelo.

El sistema es valioso para poder advertir a las comunidades sobre posibles inundaciones repentinas cuando el suelo esté saturado de agua y ya no pueda absorber más cantidad.

Un margen de hasta seis horas ofrece el análisis para poder advertir y evacuar a las personas a refugios seguros e incluso para salvar bienes y productos.

👉  Julie Ertz Informa su Retiro del Deporte

USAID también se hace presente en Curazao, Barbados y República Dominicana donde las inundaciones costeras representan una seria amenaza.

En esos sitios colabora en el establecimiento de estaciones meteorológicas con moderno equipamiento como las impresoras 3D y sensores, que, aunque son de bajo costo, ayudan a realizar los pronósticos.

La agencia también colabora en el almacenamiento de suministros claves y con la entrega de kits para la higiene personal, cobijas y con materiales para establecer albergues de emergencia.

También existe un almacén de USAID en las afueras de Miami con otros suministros que serían enviados por vía aérea a zonas con graves afectaciones cuando se requiera.

Oficinas del gobierno de los Estados Unidos establecidas en Haití y Costa Rica mantiene lista una plantilla de más de 30 expertos que, en caso de necesidad, serían enviados a las zonas afectadas.

Además, la agencia cuenta con más de 400 consultores de desastres en el área que responden inmediatamente, y sitúa a los expertos en el lugar antes del paso del huracán para evaluar las necesidades.

Y aunque el personal es amplio, la agencia también trabaja en la preparación de jóvenes que a futuro podrían constituir este personal de auxilio.

El programa Comités Juveniles de Acciones ante Emergencia que impulsa Cáritas Antillas beneficia a jóvenes en barrios marginales de la región.

Se les enseña a prever y responder ante los eventos meteorológicos, así como a ofrecer primeros auxilios, a establecer refugios de emergencia para los evacuados y a trazar rutas seguras de desplazamiento.

A su vez, los jóvenes generalizan el conocimiento en las comunidades, hecho que ayuda a una mejor preparación de enfrentamiento de los huracanes.

👉  Stephen Curry Impone un Nuevo Récord para la NBA

Este programa inaugurado en Kingston, capital de Jamaica, ahora también se implementa en Granada, Santa Lucía y República Dominicana.

El CIDI O Centro para la Información de Desastres Internacionales de la agencia se encarga de promover las mejores maneras en que se podría ayudar a los necesitados durante los eventos.

Una de estas vías son las donaciones de dinero que se envían a las organizaciones que están establecidas y trabajan en la región afectada.

Es importante el envío de agua, medicinas, ropa y comida, entre otros suministros, pero también podría resultar muy costoso.

Por ende, es mucho más práctico el envío de efectivo que los trabajadores humanitarios utilizarían en la adquisición de los productos y que además podría servir para reconstruir las comunidades.

USAID recuerda a la población de América Latina y el Caribe que la actual Temporada de Huracanes en el Atlántico inició el primero de junio pasado y se extenderá hasta el 30 de noviembre.

Experto en redacción y análisis de noticias de última hora, Juan Carlos Herrera ofrece una mirada aguda y equilibrada sobre los acontecimientos mundiales. Con un Master en Periodismo y más de diez años de experiencia en los medios más prestigiosos del país, su habilidad para desglosar los asuntos más complicados en una lectura accesible es insuperable.

👉  Oficiales CBP Impiden Contrabando de Personas en Hebbronville

Deja un comentario

0 Compartir
Twittear
Compartir
WhatsApp
Pin
Telegram