Autoridades Sanitarias Advierten Efectos Secundarios de Medicamento Para Perder Peso

Recientemente autoridades sanitarias estadounidenses advirtieron sobre los efectos secundarios de un medicamento muy efectivo para perder peso.

Se trata de Ozempic, cuyos efectos posteriores a la administración, podrían requerir el ingreso hospitalario, con la agravante de que los especialistas todavía desconocen lo que podría suceder a largo plazo cuando se utilice.

Ozempic en un inicio se vendió como medicamento para la diabetes y debía administrarse a través de inyecciones una vez a la semana. 

Los especialistas lo reconocen como un antagonista del receptor GLP-1 y la FDA no lo aprobó como un medicamento cuyo fin fuese la pérdida de peso.

Se indicaba en principio a diabéticos tipo 2 pues reduce los niveles de azúcar en sangre y produce insulina.

Además de ello, es capaz de desacelerar el proceso de la digestión, haciendo que el bolo de alimentos se mantenga más tiempo en el estómago de la persona que recibe el medicamento.

Como resultado, la digestión es más lenta. La pérdida de hambre por la sensación de tener el estómago ocupado hace que se pierda peso.

Sin embargo, recientemente se ha demostrado que el consumo de Ozempic podría acarrear otros efectos secundarios al organismo humano como diarreas, vómitos, náuseas y dolor de estómago.

Novo Nordisk, fabricante de Ozempic dijo que es una clase de medicamentos bien establecida, segura a largo plazo, según los resultados de ensayos clínicos.

Añadió que los efectos secundarios que se presentan a largo plazo son comunes a todos los GLP-1, relacionados con el sistema gastrointestinal.

Meera Shah, especialista en endocrinología en la Clínica Mayo declaró que los más comunes son las náuseas a las que siguen dolor abdominal, diarrea o estreñimiento.

👉  Florida Podría Aprobar Nueva Ley sobre la Portación de Armas

La especialista agregó que estos efectos podrían en un 10% mejorar conforme pasa el tiempo, pero aclaró que un igual porcentaje de pacientes luego abandona su utilización al no desaparecer o mejorar estos efectos.

El organismo humano trabaja como un sistema y en él, el estómago y el cerebro están conectados en lo que se conoce como conexión intestino – cerebro.

Por ello el dolor abdominal y las náuseas repetidas podrían provocar angustia, ansiedad, depresión y estrés y por ende, el estado de ánimo general y la energía del cuerpo se afectarían.

Si los pacientes sufren estos efectos podrían sentirse abrumados y avergonzados y se aislarían, según Laurie A. Keefer, psicóloga académica de la salud y directora de Investigación Psicoconductual de la División de Gastroenterología. en el Monte Sinaí.

Pero Ozempic podría además provocar otros efectos secundarios considerados graves.

Entre ellos cambios en la visión, pancreatitis, problemas de vesícula biliar, tumores de tiroides, insuficiencia renal, hipoglucemia y cáncer.

Shah afirmó que los más graves que ha identificado en sus pacientes han sido los problemas de vesícula y la pancreatitis, que en cualquiera de los casos podría requerir el ingreso en una institución médica.

Otros especialistas han opinado que la falta de apetito podría llevar a la desnutrición, aunque este dato no se ha mencionado en el sitio web oficial de Ozempic.

En este sentido Shah agregó que recomienda a sus pacientes el consumo de vitaminas o suplementos proteicos además del medicamento, para suplir de alguna manera los nutrientes que necesita el cuerpo.

Los especialistas en trastornos alimenticios recalcan que los medicamentos que suprimen el apetito pueden lo mismo provocar que empeorar los trastornos relacionados con la alimentación y que estos no se curan con la ganancia o con la pérdida de peso.

👉  CBP Informa Cifra de Encuentro con Migrantes en la Frontera Suroeste Julio 2023

Shah dijo también que le resulta difícil identificar si los pacientes que acuden a su consultorio en busca de medicamentos para perder peso, sufren a un mismo tiempo trastornos alimenticios.

Aún no está claro cómo Ozempic, recetado para perder peso, podría afectar al organismo tras años de uso. 

Como contrapartida hay quienes defienden que la obesidad es también riesgosa para la salud. 

Los CDC alertan que, si se compara a los obesos o en sobrepeso con los que mantienen estándares saludables, los primeros corren más riesgos de enfermar.

Problemas de salud considerados graves y otros riesgos podrían enfrentar estas personas, como los accidentes cerebrovasculares, enfermedades coronarias y la hipertensión.

Conocida por su habilidad para dar vida a las historias a través de palabras poderosas, Maria Fernanda Guzmán es una redactora veterana en nuestro blog. Ha cubierto desde eventos políticos significativos hasta innovaciones tecnológicas revolucionarias, siempre manteniendo un enfoque humano y cercano. Sus artículos siempre buscan dejar una huella en sus lectores.

Deja un comentario

0 Compartir
Twittear
Compartir
WhatsApp
Pin
Telegram