Cierran Investigación sobre Intoxicaciones en Vehículos de Ford en Estados Unidos

La agencia de seguridad vial del gobierno de los Estados Unidos cerró una larga investigación sobre intoxicaciones provocadas por defectos en vehículos de la marca Ford.

Según trascendió en un comunicado de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Autopistas (NHTSA), la investigación que llevó a cabo desde 2011 a 2017 para determinar si los vehículos de Ford producían intoxicación por gases ha sido concluida.

Te contamos un poco del contexto y los resultados de la investigación, sigue leyendo hasta el final.

¿Por qué se inició una investigación contra Ford?

Desde 2011 la NHTSA comenzó a recibir reportes sobre olores fuertes y presuntas intoxicaciones producto a los gases de escape de los todoterreno Ford Explorer.

A la agencia llegaron entre ese año y 2017 informes sobre al menos tres muertes, sensaciones de malestar, accidentes y 657 heridas provocadas por el alto índice de monóxido de carbono que los automóviles arrojaban a la cabina del conductor.

La NHTSA señaló por ese entonces que gran parte de las quejas provenían de departamentos policiales, pues estos utilizaban los Explorers como vehículos patrulleros.

Uno de los eventos relacionados a la investigación más conocido fue el ocurrido en Austin, Texas, cuando el Departamento de Policía sacó de circulación 400 Ford Explorer por preocupaciones asociadas a la intoxicación.

Poco después la compañía matriz comenzó a realizar reparaciones, sobre todo de sellado, primero a vehículos de emergencia como los de Austin y luego a los automóviles civiles cuando aumentaron los reclamos.

Algunas organizaciones solicitaron a Ford que retirara los Explorers y se tomaron acciones en tal sentido, aunque sin retirar por completo el modelo de las calles.

👉  ¿Cuáles son las Ciudades con Mejores Opciones Laborales en Estados Unidos?

¿Qué resultados arrojó la investigación?

La NHTSA comenzó su investigación desde el propio 2011 y hasta que se dio por concluida recientemente, unos 1,5 millones de Ford Explorers fueron revisados para determinar el nivel de contaminación existente en sus cabinas.

Para realizar los análisis, la agencia respondió a 6500 quejas a lo largo de Estados Unidos y probó los vehículos en carretera.

Expertos de automovolística y medicina midieron los indicadores de monóxido de carbono y gases tóxicos dentro de los Explorer al arrancar.

Entre los resultados preliminares, señaló la NHTSA, se encontró que ninguno de los vehículos sellados por Ford durante sus campañas de reparación tenían filtración de monóxido de carbono.

En tal sentido, la agencia aclaró que en la mayor parte de los casos la filtración de gas a los Explorers ocurría por la instalación de equipos policiales como luces y sirenas y en el caso de los modelos civiles, tras reparaciones de los usuarios por choques en la parte trasera.

Por otro lado, los modelos que no sufrieron accidentes ni tuvieron problemas con el sellado tampoco registraban niveles peligrosos de gases en su interior, por lo que “la agencia no ha identificado un defecto que presente un riesgo razonable”, explica el informe.

Una vez dado a conocer el veredicto de la NHTSA, el director ejecutivo de Ford, Michael Brooks agradeció que fuera aclarada la situación pero se mostró inconforme por el tiempo demorado para completar la investigación.

👉  Estaciones de Agua para Migrantes Desaparecen en Texas

Graduada en Periodismo, especializada en temas de actualidad de Estados Unidos

Deja un comentario

0 Compartir
Twittear
Compartir
WhatsApp
Pin
Telegram