Gobierno de Biden Podría Apoyar Proyecto de Extracción de Petróleo en Alaska

El gobierno de los Estados Unidos podría aprobar en próximas semanas un proyecto de extracción de petróleo en Alaska.

Según han indicado medios de prensa de todo el país, la administración dará el visto bueno al Proyecto ConcocoPhillips’ Willow, en la zona norte de Alaska.

El área a explotar en el estado contiene un aproximado de 600 millones de barriles de petróleo y el montaje podía consistir en tres plataformas de drenaje o una versión más reducida, con dos.

Otras fuentes señalan que el gobierno de Biden tiene en sus manos varias versiones revisadas del proyecto, para escoger una que no afecta en demasía al medioambiente y genere ganancias al estado.

De acuerdo con sus partidarios, el proyecto impulsará la creación de trabajos en la Ladera Norte de Alaska y aumentaría los ingresos de las familias en el estado.

Recientemente los legisladores de Alaska se reunieron con la administración de Biden y su equipo del Departamento del Interior para discutir sobre su posible aprobación.

El gobierno del estado indica que de aprobarse, el proyecto Willow sería una transición hacia energías más limpias en un territorio donde el combustible es costoso y representaría una manera de reducir los precios astronómicos del petróleo.

Un proyecto controversial

La fecha estimada para la aprobación del proyecto no es clara, como indicó la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, el Departamento del Interior estudiará el caso y tomará una decisión independiente al respecto.

La oficina de Biden “se ha mantenido en contacto” con la delegación bipartita del Congreso y la coalición de nativos de Alaska que impulsan el proyecto para decidir el futuro del proyecto, pero ha recibido críticas sobre el impacto que podría causar al medioambiente su aprobación.

👉  Unión Europea Impone Multa Multimillonaria a Compañía Estadounidense Meta

Por su parte, la propia administración ha señalado el posible impacto medioambiental del proyecto, que podría generar 9,2 millones de toneladas métricas de contaminación en emisiones de carbono.

Algunos grupos ambientales, que señalan que el proyecto equivaldría a liberar dos millones de automóviles a las carreteras, podrían llevar a la corte el proyecto para tratar de frenarlo.

Organizaciones como Earthjustice han indicado que presentan casos en tribunales cuestionando si la administración cumple su promesa de reducir la contaminación al aprobar el proyecto.

Aunque Jean-Pierre ha afirmado que aún no se ha tomado una decisión gubernamental definida, la mayoría de los nativos de Alaska apoyan el proyecto, según indican fuentes del estado.

La oposición local más importante viene de nativos que viven en o cerca de Nuisqsut, donde se instalarán las plataformas de extracción, pues señalan los efectos que podría causar en sus vidas diarias.

Deja un comentario

0 Compartir
Twittear
Compartir
WhatsApp
Pin
Telegram